miércoles, 7 de abril de 2010

Razón VS Corazón “LA BATALLA ETERNA”

Una vez mas, el resultado final de un post resulta completamente diferente a lo planeado y esta vez no me lamento por este nuevo final que pudo darse…
Haciendo un paréntesis en la historia, hay veces en las que es necesario escribir sobre esos tormentos
x-x-x-x-x-x-x
Recuerdos
Empecé a escarbar en antiguos pensamientos, historias y opiniones, cuando encontré este post de aquello que constantemente nos ataca, SÍ! la guerra eterna del corazón y la razón: Ahora? Dolor o Razón


Tratándose del sentimiento mas grande y hermoso que existe, el “AMOR”, un sentimiento con el cual eres feliz, mientras crees y sientes que es tuyo y que te acompaña, y cuando se aleja, te hace sufrir, ahí es cuando entran en batalla la RAZON y el CORAZON.
photo_1
- El corazón, sabe que esta destruido, pero aun así, sigue amando y queriendo, no importándole lo que haya sucedido.
- La razón, sabe que todo lo sucedido ya no tiene solución y que no puede dejar pasar algo así, y se niega ha aceptarlo.
- El corazón, esta dispuesto a seguir amando, luchando por el “AMOR” perdido, que por supuesto espera que regrese.
- La razón, no esta dispuesta a seguir creyendo en el “AMOR” perdido, porque sabe que ya no hay marcha atrás.
- El corazón, soporta todo lo que pueda ocurrir en el transcurso de la lucha en la que entrega todo, con tal de que regrese ese “AMOR”.
- La razón, cada día que pasa, se convence que no vale la pena luchar por ese “AMOR”.
- El corazón, esta dispuesto a perdonar y olvidar todo lo que el hizo sufrir ese “AMOR”.
- La razón, no perdona, ni olvida, siempre tiene presente todo lo que ocurrió.
- El corazón, no deja de pensar en los momentos que pasaron juntos, en los que fueron inmensamente felices, y se sigue haciendo ilusiones de que va a regresar, siempre tiene una esperanza.
- La razón, no deja de pensar en los momentos que la hizo sufrir, y esta convencida que lo tiene que olvidar, sabe que lo puede lograr.
- El corazón, puede escuchar miles de consejos, pero siempre le gana el recuerdo del “AMOR”, y olvida todo lo dicho.
recuerdos3- La razón, escucha consejos y toma los que mas le convengan y con lo que ya tenía decidido, concluye en olvidar para siempre a ese “AMOR”
- Al corazón, no le importa el tiempo que pase, el sigue amando con todo su ser.
- A la razón, sí le importa el tiempo, pues sabe que es tiempo perdido.
- El corazón, sigue amando, sufriendo recordando y perdonando y no se cansará de hacerlo hasta que logre su objetivo.
- La razón, piensa que ya olvidó al “AMOR”, que tanto la hizo sufrir a ella y al corazón y decide ser feliz una vez más.
- El corazón se doblega un poco, pues a pesar de que esta en batalla con la razón, decide en dejar ser feliz un poco a la razón, aunque el siga amando y recordando a su amor, o como él lo llama, (a su gran amor, “愛 Ai” ).
Esta batalla aun no termina, pues el corazón, no puede olvidar a su gran amor, y la razón vive engañada, creyendo que ya olvidó a su GRAN AMOR…
olvido
O.O.O.O.O.


01guerreroComo casi siempre establecemos el duelo entre la razón y el corazón. Esta pugna siempre la pierde la razón... y sufrimos las consecuencias. El corazón es un apostador compulsivo y es capaz de jugarse todo a cara o cruz pero también es un guerrero formidable que dará batalla hasta el final. Por esto es que el amor lo elije para la batalla. Sabe que nadie peleará como él. Irá contra todos y contra todo y no se rendirá jamás…

Es por esto y mas que soy aliado de mi corazón, y a la vez víctima de no oír a mi razón. Creo que el equilibrio de ambas está en lo que podría llamar "instintos", esas voces que nos dicen algo, de la nada, que generalmente no obedecemos ni consideramos. Vivir de la razón aplastando al corazón implica guardar tus emociones y matarlas, y de paso terminar volviéndote insensible o "frío". Vivir del corazón siempre implica ser vulnerable e hipersensible, blanco fácil del daño. El punto ideal es cuando tus emociones te dicen algo y tu razón busca las formas de llevarlas a cabo arriesgando pero sin caer en la locura irremediable. A la vez, el corazón nutrirá a la razón de la conciencia y empatía necesarias para ponerse en el lugar del otro a la hora de reaccionar o decidir algo, analizando pros y contras para uno como para el resto.
Lo que sí, hay una que siempre será superior a la otra. La emoción (o el corazón) perduran por siempre: la razón fallece, y nace más tarde que lo que nacen nuestras emociones.
florecer
Colaboración de :

No hay comentarios: