martes, 16 de febrero de 2016

Canciones míticas que no podrían componerse en tiempos de WhatsApp

Hay canciones que nunca envejecen, pero hay otras que con el tiempo se han quedado obsoletas. Si analizamos su letra poco a poco, es sencillo comprobar que no corresponden a estos tiempos de redes sociales y WhatsApp. Si la popular aplicación de mensajería (o Telegram, Line o cualquier ‘app’ similar) hubiese existido por aquel entonces, muchos dramas de canción no habrían tenido lugar:

Pinche aquí para ver el vídeo

‘Atrapados en la red’

Empezamos con un clásico de las canciones de internet. Allá por finales de los 90, Tam Tam Go nos decía: “Mándame un e-mail, que te abriré mi corazón”. Ya, bueno. Ahora el correo electrónico solo está para el trabajo y para que príncipes nigerianos te pidan dinero. Por tanto, si quieres quedar con tu amor, has de mandarle un wasap con la posición de la cafetería donde os vais a tomar algo.

Pinche aquí para ver el vídeo

‘Noelia’

“Hace tiempo que no he vuelto a verla y ya no sé qué será de Noelia”, cantaba Nino Bravo hace más de 40 años. Pues ahora se le manda un mensaje a través de una de esas aplicaciones y se le pregunta por la salud. Incluso se puede retomar la relación y que termine en matrimonio. A las malas, hoy se podría intentar encontrarla entre todas las Noelias que hay en Facebook, que en algún lado debe de estar.

Pinche aquí para ver el vídeo

‘Un velero llamado Libertad’

José Luis Perales le cantaba a una persona que cogía “una camisa, un pantalón vaquero y una canción” y se marchaba a navegar con su velero Libertad. Pero no sabía “dónde irá, dónde irá”. Es verdad que luego esa persona decidió regresar, pero mientras tanto podíamos haber estado al tanto de sus aventuras a través de la aplicación de mensajería correspondiente. Sobre todo, para que nos mandara fotos y vídeos de sus expediciones.

Pinche aquí para ver el vídeo

‘Voy en un coche’

Christina Rosenvinge se marcha de la ciudad y le pide a alguien que se lo diga a su papá y a “los chicos”. Querida Christina: puede que en los 90 no quisieras ni entrar en una cabina de teléfono para llamar a tus seres queridos, pero ahora podrías decir adiós con un triste mensaje de texto vía WhatsApp, sin tener que enfrentarte a la respuesta del otro. Y no obligas a otra persona a comerse ese marrón.

Pinche aquí para ver el vídeo

‘Cruz de navajas’

Mario Postigo vuelve a casa antes del tiempo: “Ha habido redada en el 33”, el bar en el que trabaja, y han cerrado antes. Pero ay, al llegar a su calle, Mario “se quiere morir”, porque su novia María, que lo esperaba más tarde, se está besando con otro chico. Probablemente, si Mario le hubiese mandado un wasap para decirle que llegaría antes a casa, nada se hubiese descubierto.

Pinche aquí para ver el vídeo

‘Lo echamos a suertes’

Por qué ya no me baila un gusano en la tripa cuando escucho el teléfono y escucho su voz”, se preguntaba Ella Baila Sola en uno de sus mayores éxitos. En estos tiempos, podrían hacerse la misma pregunta al leer los mensajes de su pareja llenos de emoticonos de ojos saltones que, eso sí, por lo menos provocarían una sonrisa. En ese caso, ¿aguantarían un poco más o lo echarían a suertes?

Pinche aquí para ver el vídeo

‘Obsesión’

“Te puse un bíper y no había conexión”, lloraba el cantante de Aventura en este tema que hizo que la bachata triunfara en España a comienzos del siglo XXI. Ahora, ya nadie utiliza un bíper (es más, tendríamos que explicar a los más pequeños qué es un bíper), y el motivo de lamento sería el ‘doble check’ azul y la falta de respuesta. A reescribir la letra.

Pinche aquí para ver el vídeo

‘Telephone’

La canción más reciente de esta lista, de 2009. Lady Gaga no sabía entonces que esa persona a la que pedían que dejara de telefonear (“Stop calling, stop calling”) podía empezar a dar la brasa por WhatsApp y así gastar menos cuartos. Si la llega a publicar meses más tarde (WhatsApp nace en 2010), se le queda totalmente obsoleta antes de nacer.

Pinche aquí para ver el vídeo

‘Mi soledad y yo’

Alejandro Sanz deja un mensaje en el buzón de voz de una persona que se ha ido al extranjero y le pide que llame. En la actualidad, como mucho mandaría un mensaje de voz a través de WhatsApp. O le pediría una videollamada por Skype. Pero dejar un mensaje en el buzón de una persona que vive en el extranjero ha quedado anticuado. Y es absurdamente caro.

Pinche aquí para ver el vídeo

‘Dónde estás, Yolanda’

Y terminamos con un clásico versionado por numerosos cantantes. Nadie sabe dónde está Yolanda. Ni qué le pasó. “Te busqué, te busqué, Yolanda”. En estos tiempos, ¿y si le mandas un wasap? A lo mejor no te contesta, pero por la hora de última conexión sabrías que está en algún lugar y que lee los mensajes. Suerte y a seguir buscando.

Con información de Wikipedia (1, 2) y Dayana. Imagen de Pixabay.

¡Música para los oídos!

Diez canciones que el cine y la televisión han arruinado a base de ponerlas todo el rato

El Spotify del siglo XIX pesaba 200 toneladas y radiaba música por teléfono a Nueva York

El truco matemático del MP3, el JPEG y la cara de Homer Simpson

La comida china sabe mejor con música de Taylor Swift

Visto en

Cooking Ideas

No hay comentarios: